domingo, 29 de marzo de 2009

"La lectura es un acto pecaminoso, clandestino y divertido como el sexo, y además, tan intenso y placentero como la vida misma"
Alberto Salcedo

"Colombia es una bienvenida al absurdo"
Christian Valencia

"El mejor elogio que le puede dar a un cronista, es que le digan que su escrito parece mentira"
Alberto Salcedo

miércoles, 25 de marzo de 2009

Pobre niña perdida

Así se despertó ella... con el cuerpo lleno de vacíos extraños...
de vicios de otra piel...
Con un orgasmo que no tenía conexión alguna con el corazón...
Se tocó la piel... y no se reconocío. Estaba ebria de ganas falsas, de un "te quiero" inventado.
Detestó quien era. Otra vez había ganado el trago, el falso amar y la soledad.

Nada más traicionero que la soledad...
Desata la piel, y vuelve al alma una niña perdida.
Asi se sintió ella, como una niña perdida en una cama que no conocía,
en unos brazos que jamás había sentido... en un corazón que jamás lleharía a conocer.
Así se dejó ella embriagar por besos, por caricias oportunas, por palabras que no servían.
Así fue.
Se dejó llevar...
Se escapó de sí misma... se fugó de su mente, de su alma...
y dejó sólo el cuerpo para que otro lo usara...

No servía nada. No hacían falta palabras bonitas.
Sólo se movían al ritmo que produce el sexo. Eso era todo.
Algunos gemidos, algunos gritos, y ganas de no recordarlo después.

Me dijo que era mejor acostarse con alguien con quien quisiera despertar.
Pero que esa no había sido la ocasión.
Pobre niña perdida...
necesita alguien que la encuentre... y le de una vuelta por la vida,
para ver si vuelve a sonreir... y de dejar de vender su cuerpo al primer postor.

Natalia Riveros Anzola

martes, 24 de marzo de 2009

No mentiré.



abrázame y muérdeme... llévate contigo mis heridas...
aviéntame... y déjame mientras yo contemplo tu partida..
en espera de que vuelvas y tal vez vuelvas por mí.

Que sabes tú decir... despídete.. ya no estarás.
al menos ten conmigo esa bondad.

Te extrañaré, no mentiré... me duele que no estés ... y tú te vas.

lunes, 23 de marzo de 2009

Good music... Good Lyrics.

"Tú tienes un lugar en mi corazón, te juro te conviene quedarte... " (Tú tienes un lugar - Kalimba)

"Mentira, todo es mentira, los sueños las ilusiones...
Miraba las estrellas una noche de verano, buscando la ternura que tuve y no volverá...
Quién entiende... lo que es la vida y la muerte...
Quién entiende... las apariencias engañan al más noble.. amor y odio se confunden..." (Silencio - ojos de brujo)

"Play my mother fucking song!" (Play - J-Lo)

"Can´t take a chance on a kid like you...
Well i can dance with u honey, does ur mother know that u are out?
and i can chat with u baby, flirt a little maybe...
take it easy... try to cool it boy!
You seem pretty young for searching that kind of fun!" (Does ur mother know - Mamma mia soundtrack)

"I think we are facing a proble,m you love me no longer i know... " (Lovefool - The Cardigans)

viernes, 20 de marzo de 2009

And again...
what happens with those... (like me)... that are victims of the "one sided-affair"?

jueves, 19 de marzo de 2009

Con ganas de robarte un día.

Tengo tantas ganas de ti. De un plan seguro. De un tiquete de ida y vuelta... o puede ser solo de ida... desde que te vayas conmigo.
Necesito oirte. saberte. tenerte.
Si quieres no por siempre... solo un momento...
No tienes idea cuánto me desiluciona el mundo sin ti.
"Eres lo mejor que me ha pasado en la vida, aunque también hayas pasado ya".

Duele saber que tienes el corazón anesteciado de otros ojos, otras manos, otro cuerpo...
Duele entender que posiblemente sí te fuiste... y bien lejos.
Contamina el alma no saber qué busco...
A veces tengo tantas ganas de abrazarte, de tenerte cerca, de empezar. Otras tantas siento que si te tengo a mi lado dejo de vivir lo mio... y que después no voy a tener tiempo. Como reza una canción... eres mi enfermedad, y también mi cura...

Te idolatro... y no te puedo sacar del corazón...
Estoy cansada de encontrarme con tantos intentos fallidos....
siempre retornando a lo que tú eras, tú hacías, tú decías...
de un momento a otro... se me olvidaron tus defectos... parece que ya no son tan importantes como cuando te tenía conmigo.
Y ya no estás...
Me robaron tu corazón? Ese que juraste era sólo mío?
Posiblemente nunca sepas que escribo pensando en ti...
o que borré casi todas las canciones que me acuerdan a ti para que el corazón esté tranquilo.
Posiblemente te vuelva a ver y te quiera todo o puede que no te quiera nada.

Hoy... hoy tengo muchas ganas de ti. De todo lo que eres. Tengo ganas de tu vida, de tus cosas, de la manera como bailas, como tocas, como hablas... hasta de tus malos chistes tengo ganas!

Te amo.

and i just said it... i love you.
yes... i do. in so many ways... don´t know if they are the right ones... but i do.

Natalia Riveros Anzola.

miércoles, 18 de marzo de 2009

Today.

Today i felt like shit.
alone... and dissapointed on my writting.
I said "i suck at journalism"... i thought i suck at all...
today was the day when i felt right anywhere besides my skin...
Con frecuencia hay gente que cree más en uno.. que uno mismo...
I read something... which made me smile "I suck without you"... that made the difference.
Que tal que necesite creer lo que la gente cree de mi?
Que escribo bien, que me va muy bien, que voy a lograr muchas cosas...
y si todo es un invento???
y si no consigo nada? y si solo era un intento de ser alguien?
Qué va a pasar cuando... no consiga nada?
Qué tal que no sea tan buena como dicen que soy?
Qué tal que no logre cambiar nada con lo que escribo?
Qué tal que sea un gusto... pero no algo a lo que me vaya a dedicar?
Me habré creído el cuento???
What happens if... anything happens?
Today I sucked at all...
And its very frustrating when your words seem like shit...
I felt like that... i felt my hands betrayed me...
I felt... empty.
I miss everything... and what I miss the most is having his hands slipping through my face and saying "everything is gonna be ok"...
and it hurts...

Natalia Riveros Anzola

lunes, 16 de marzo de 2009

Toga, birrete, peluca y pañoleta


- ¿Salió amargadito? Pregunta una de las señoras a su esposo, que acaba de salir del cuarto de quimioterapia de corta estancia.

Él no tiene que contestar para que uno se de cuenta que el cuerpo está cansado y que el ánimo no aparece, está exhausto. Así como muchos de los 400 pacientes que recibe el Centro de Oncología de la Clínica Marly al mes, como cuenta Marta, la enfermera del lugar.

Es una casa de madera, serena, pero que no alcanza a quitar la angustia que produce el cáncer. Hay tres hombres y tres mujeres esperando en una sala. En el cuarto de quimioterapia de corta estancia hay alrededor de cinco pacientes, conectados al suero, un poco atolondrados por los químicos y la espera.

En ese cuarto, la psicóloga especializada en Oncología, Sandra Rivera habla con los pacientes, pasa un buen tiempo con cada uno de ellos, quienes padecen diferentes tipos de cáncer, pero que se aferran a la vida, aunque las sesiones sean largas y a veces los ánimos desfallezcan.

Los señores no hablan, sólo leen revistas. Las señoras comentan las dolencias de aquellos que esperan. Hablan de la comida que les dan, de los dolores que han acompañado, las maluqueras que trae consigo la quimioterapia.

En la mesa de la sala de espera, hay un folleto en el que se lee “Mi amiga Catalina”, en el cual se explica cómo se realizan las pelucas para las personas con cáncer. Se le llama Catalina a la peluca, y están hechas de cabello natural.

Sandra se especializó en psicología oncológica en España, luego de haberse ganado media beca por su buen promedio en la Universidad Manuela Beltrán.

En el 2006 viaja a España a aprender sobre cada tipo de cáncer, sobre cómo tratar a los pacientes, a la familia y al cuidador primario (persona que acompaña al paciente en las quimioterapias y en otros momentos, es quien más tiempo pasa con él/ella).

Su trabajo no se queda en el cuarto de quimioterapia de corta estancia o ambulatoria, su labor se traslada a los hogares, a las familias, a la voluntad.

Es así como con la colaboración de la Asociación Colombiana de Enfermos de Cáncer, logró que 18 sobrevivientes pudieran graduarse con honores, ganándole la batalla a la enfermedad, y siguiendo como Rivera dice, “El cáncer ya no es una sentencia de muerte”.

De esto pudieron dar fe los pacientes y sus familiares. La hermana de Carmen, quien tuvo cáncer de seno y está en proceso de reconstrucción del mismo, dijo “Ojalá multiplicaran a la Doc, es un apoyo grandísimo para salir adelante”.

Con los pacientes oncológicos, Rivera vio la necesidad de acompañarlos y de no rendirse antes de tiempo. Cuenta que se involucra mucho con ellos, a tal punto que el mes pasado un paciente de 18 años murió de cáncer linfático. La madre del muchacho la llamó para decirle que él se había quedado esperándola en Neiva, y que ella nunca llegó.

Dice que este tipo de experiencias son devastadoras porque ella quisiera multiplicarse y poder acompañar a cada uno de sus pacientes, pero que entre su trabajo en la Clínica Marly, la Cardio Infantil, la Universidad de los Andes y la Asociación Colombiana para enfermos de Cáncer, su esposo y su hijo, no tiene el tiempo suficiente para poder hacerlo.

Se sintió culpable de no haber ido a visitar a su paciente, y su esposo le repite constantemente que la idea no es que ella se enferme con ellos, sino que se vincule pero no de una manera que la afecte tanto.

Cuando planteó el programa (luego de haber llegado de España en el 2007) de psico-oncología, el Doctor Hernán Esguerra, oncólogo, le comentó que tendría muchos gastos y que veía que en varios aspectos, no podía ser viable. Pero luego, ante una posible negativa, la Doctora Rivera empezó a ser llamada por el Centro Oncológico de Bogotá y por la Fundación Santa Fe, por lo que el Doctor Esguerra le dio su aprobación y el proyecto comenzó a funcionar desde ese mismo año.

Comenzó primero con grupos de apoyo de 5 personas, y hoy en día tiene casi 30 personas en estos.

Comenta que hay que apoyar mucho a la familia, porque en muchos casos, los cuidadores primarios sufren del síndrome de Burner, el cual explica el cansancio y la frustración que sienten al haber dejado su vida a un lado por cuidar a otros.

Por eso, el proceso de acompañamiento psico-oncológico no es sólo para los pacientes, sino para quienes los acompañan.

Rivera además del trabajo psicológico, hace las historias clínicas de cada uno de los pacientes, para entender qué tipo de cáncer tiene y en qué etapa está.

Se ha dado cuenta que muchos pacientes se aprovechan de su enfermedad, en la medida en que se acostumbran a los cuidados de sus familiares y puede que clínicamente estén bien, pero continúan necesitando los cuidados que tenían cuando estaban en el proceso de quimioterapia.

En estos casos, Rivera comenta que ahí sí toma distancia con el paciente y cuestiona su manera de comportarse, porque le impresiona que muchas veces prefieran verse enfermos, porque no saben como volver a salir a la vida normal, a trabajar, a sentirse útil y a producir en la sociedad.

Algunos pacientes quieren seguir generando lástima a partir de su enfermedad, y es con estos pacientes que Rivera trabaja para volver a orientarlos a un modo de vida estable, para recordarles quienes eran antes de la enfermedad, porque ésta no les puede quitar la motivación de ser, estar y existir.

Su trabajo es reconocido tanto por los pacientes, acompañantes, como por el equipo multidisciplinar con el que trabaja. Por eso, tanto el Doctor Hernán Esguerra como la Doctora Violeta Cozarán, ambos oncólogos, felicitaron a la Doctora por el trabajo psicológico que ha realizado con los pacientes que sufren de cáncer.

Además, reconocen el hecho de la innovación en el proceso de acompañamiento, ya que es la primera vez que se ve que alguna institución respalde una idea como la de la Doctora Rivera.

La ceremonia parece la del grado de bachilleres. Las 15 mujeres y los 3 hombres visten con toga y birrete de color azul oscuro. Esposos y esposas, hijos e hijas están pendientes de sus peinados, de sus vestidos, de repetirles constantemente “Mamita, ¡como te ves de linda!”

Entran uno a uno los que han derrotado el cáncer. Sonríen, se saludan, caminan con esa tranquilidad que no tuvieron en mucho tiempo. Parece la escena de una película en donde entran en cámara lenta, con esa dicha de haber sobrevivido, de haberlo logrado a pesar y contra todo diagnóstico.

Mientras el padre habla y respondemos al unísono “El hombre es igual a un soplo”, así el cáncer aparece como algo que no tiene que ver con estratos ni con clases, ni es algo de sexos ni de géneros. Silencia y apaga a muchos, pero muchos otros, logran vencerlo a él.

Vencer es cuestión de querer en muchos casos, y William León, como cuenta Rivera, es uno de esos. Clínicamente ya no había mucho por hacer, pero fue capaz de vencer el cáncer de testículo que le hizo metástasis al estómago y al corazón, pasar por diálisis, dos ciclos de quimioterapia, un infarto, y luego cuatro ciclos más de quimio.

“Parecía un esqueleto, los doctores ya lo habían desahuciado, y para los otros pacientes era terrible verlo así porque creían que les iba a pasar lo mismo” cuenta Rivera, “por eso lo aislábamos, para evitar ese tipo de sentimientos en los otros pacientes”.

Cuando estuvo en la UCI, León le dijo a la doctora que ya no quería vivir más, que estaba cansado, que ya no valía la pena, y ella recuerda que le dijo que afuera lo esperaba su familia, su trabajo, una vida entera.

Pasó por una quimioterapia que lo podía volver a llevar a un paro cardíaco, y se arriesgó. Meses después, los tumores en su estómago y en su corazón habían desaparecido.

Por eso, recibe una mención de honor en la graduación. Sus compañeros lo aplauden, y sienten el triunfo como si fuera de todos.

León hace visible su agradecimiento por el trabajo de la Doctora, “La doctora Sandra me dio fortaleza y apoyo en mis quimioterapias, es un milagro que Dios me hizo”.

Nuevamente estoy en la sala de espera, esta vez hay seis mujeres, están ahí desde las 7 de la mañana. Una trae una cobija para contrarrestar el frío capitalino, otra habla de la Costa y de cómo le ha parecido difícil acostumbrarse al clima, otra saca dos agujas amarillas y una madeja de lana rosada y blanca y se pone a tejer mientras su madre espera para ser conectada a los químicos, que como dice, dan mucho frío y le bajan la tensión.

Con la cabeza totalmente pelada, llega un hombre de unos 27 años. Se sienta también a esperar, en esa misma sala de la cual han salido muchos.

Hoy está la misma señora que le preguntó a su marido por su estado hace unos días atrás. Esperará hasta las 12 m, y volverá a cogerlo de la mano, lo ayudará a caminar como todos los demás días.

Hasta que llegará un día en el que su boca no sabrá más a químicos, y en vez de la calle 13 con carrera 50, caminarán por un parque, sin pensar en el cáncer ni en nada más.

Natalia Riveros Anzola
Septiembre 29 de 2008
Enrique miró. Vio tristeza, oscuridad, llanto. Preguntó. Nadie respondió. Recogió cabellos, pestañas, piel. Limpió sangre, pesares, llanto. Vio vestiduras rotas, rasgadas. Vio cuerpo maltratado, marchito, pobre, indefenso, pequeño. Comprendió. Vio desaparecer tierna niñez, vio aparecer furia, cavernas, oscuridad, rabia, malestar. Quiso saldar cuentas... Abrazó, consoló, maldijo. Corrió, vislumbró figura masculina, enfermo, asqueroso, oliendo, saboreando, recordando. Llamó, miró fijamente. Ojos cruzados, bocas calladas, silenciadas. Cuerpos tensos, cuerpo débil, cuerpo saciado. Cuerpo fuerte, cuerpo sucio, ensució. Sacó revolver, disparó, disparó, disparó, respiró hondo, hondo, descansó.

Regresó, abrazó, prometió estar cerca, cerca, cuidando, velando, protegiendo, sanando.

Clara miró, ojos grises, aguados, tristes, miró ojos rojos, infierno, caldera, cuentas… sonrió, vio correr sangre. Vestido blanco, rosado, rojo, cerró ojos, cerró corazón, último respiro, última canción.


Natalia Riveros Anzola
Agosto 24 de 2006

Han matado la libertad

La boca me sabe a algo que no había probado nunca, es áspero, horrible, nauseabundo, caigo en cuenta que es tierra, no porque pueda verla, sino porque alguna vez se la quite de las manos y las rodillas a mis hijos.
¿Se habrá ido la luz? No entiendo ni recuerdo donde me encuentro, solo pasa la luz por una rendija muy estrecha, casi nula, luego, trato de levantarme, pero el cuerpo no me responde, siento que sale sangre de mis labios, de mis pies, y de mis tobillos, los toco y están sujetos a unas cadenas tan frías que prefiero no hacerlo.
¿Qué habrá pasado? ¿Dónde estoy? Comienzo a pedir ayuda pero la única respuesta que escucho es mi propio eco, comienzo a sudar, a llorar, el corazón me late como si presintiera que estoy en un lugar al que no pertenezco.
A mi alrededor solo siento tierra y un poco de agua, helada, debe ser de la gotera que cae poco a poco sobre mi cabeza y se esparce sobre el suelo.
Comienzo a comprender que puede ser solo una pesadilla, grito, trato de pellizcarme para poder despertarme, pero eso solo incrementa el dolor que siento en todo mi cuerpo, tengo tantas cosas en la cabeza, tantas preguntas, ya habrá llegado Melanie de volleyball? ¿Será que Lorenzo ya estará haciendo tareas? Dios mío, no entiendo nada, siento mucho frío, es tal la oscuridad que siento los ojos cubiertos, tal como si estuviera… como si… ¿será? Dios mío, no permitas estos pensamientos en mi cabeza, ¿será que me secuestraron? ¿Pero en qué momento Señor? Siempre he oído este tipo de casos, pero, ¿por qué me sucede a mí? Comienzo a oír los pasos de alguien, siento que se acercan, miran por la rendija y me tiran un plato de comida que huele terrible, el cuerpo no me permite probarlo, siento la muerte… el odio… todo esto se mezcla con tristeza, con nostalgia. En algún momento siento gritos, dicen mi nombre, yo, contesto, como alguna vez me enseñaron de pequeña, y contesto, pero solo me dicen barbaridades, oigo a un hombre, con una voz gruesa, y solo puedo imaginármelo lleno de cicatrices, es tan hostil, tan grosero, y solo en el momento en que abre la puerta, puedo darme cuenta de cómo viste, de cómo me mira, como pagando un favor. Me dice por mi nombre, Ingrid, y me dice que me vaya olvidando de mis hijos, de mi vida, porque pasaré mucho tiempo acá… y yo me pregunto ¿cuánto tiempo Señor? ¿Cuánto?

Natalia Riveros Anzola

Writing something about Angeline.

Hay días que empiezan grises, otros, de tantos colores...
Hay momentos en que sólo vale la pena burlarse de la vida, de las incoherencias, de lo que no entendemos.
Hay atardeceres que son dignos de plasmar en tus hojas...
esas que llenas de tachones... de alma.
Dejas besos pintados en la boca de curiosos que alguna vez soñaron con acariciarte...
Imaginas cosas indebidas... pero que no dejan de tocarte la piel... y el deseo.
Abrazas con suavidad los hilos de la vida de quienes te quieren y te guardan,
concibes la vida como un circo... como una canción que no fue bien pensada...
crees que el día a día se escribe así... día a día... y que hay que saber leer a la gente,
que hay que madrear de vez en cuando, que la noche viene de pronto y así se olvidan de vez en cuando las penas.
Blanca... blanca con unos ojos cafés que derriten impostores, pintores, poetas y enamorados del alma.
Adicta a lo nuevo, a lo que puedes aprender en cada suspiro del viento.
Quisieras tener todos los colores del mundo guardados en una cajita, y pintar, rayar, colorear... los sueños, el papel, la sonrisa de él.
Y así eres... mucho más que una simple estudiante de comunicación social de la javeriana, con tan solo 20 años... de séptimo semestre... Si fuera por eso, no serías diferente... y sí que lo eres.

Nati :)

OTRA VEZ CHÁVEZ

El gobierno venezolano estableció una regulación que obliga a las empresas locales a mantener una producción mínima de doce productos que están sujetos a control de precios. Una de las empresas afectadas por la decisión gubernamental fue el grupo de Empresas Polar. La normativa apunta a una fuerte negativa contra los monopolios privados del país.

Mantener una producción mínima entre 70% a 95% de doce productos. A eso fueron obligadas las empresas privadas productoras de aceite comestible, arroz blanco, azúcar, café en grano tostado y molido, harina de maíz blanco precocido, leche en polvo, leche pasteurizada, margarina, mayonesa, pasta alimenticias, queso y salsa de tomate.
Estos doce productos fueron objeto de intervención luego de que las autoridades venezolanas acusaron a las empresas privadas de evadir el control de impuestos, (establecido en el año 2003) lo cual, generaba que la producción de elementos no regulados se elevara.
Ante esto, el presidente del Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios, INDEPABIS, Eduardo Samán, dijo a la televisora estatal que se le “aplicará la ocupación temporal” a las empresas que incumplan la nueva normativa propuesta por el gobierno.
Por otra parte, las empresas privadas piensan diferente. El director de asuntos legales de las Empresas Polar (la mayor corporación de bebidas y alimentos en Venezuela), Guillermo Bolinaga, anunció que se pedirá un amparo ante los tribunales contra la intervención de Arroz Primor que se realizó el 28 de febrero del presente año, ya que dijo que la medida tomada por el gobierno fue “absolutamente ilegal”, porque vulneró el derecho a la propiedad, a la seguridad alimentaria y a la libertad económica.
Igualmente, el presidente del grupo de empresas Polar, Lorenzo Mendoza, le solicitó una audiencia al dirigente venezolano, quien dijo que evaluaría la petición de Mendoza, y reiteró que “si Mendoza o sus asesores salen a decir que esto es una dictadura, no tengo ningún problema en que el Estado le quite toda la Polar, y sé que cuento con la gran mayoría del pueblo venezolano”.
En la página oficial del Ministerio del poder popular para la comunicación y la información, se evidencian comentarios del pueblo venezolano, en los cuales apoyan la decisión del jefe de estado. Uno de los comentarios hace énfasis en la patria y el socialismo, ideas planteadas en el gobierno de Chávez. “Ya era hora de que la revolución tomara medidas contra los oligarcas hambreadores del pueblo, que por un lado hablan de querer dialogar pero por el otro están escondiendo los productos y violando las leyes como si no hubiera estado de derecho. Presidente, si tiene que expropiar al grupo oligarca polar, hágalo que aquí hay un pueblo dispuesto a apoyarlo en el terreno que sea.

Las empresas privadas, en cambio, creen que el gobierno ha actuado de manera inconstitucional por haber fiscalizado sus plantas, a esto, el presidente venezolano respondió tajantemente, diciendo que “no le temblará el pulso para expropiar plantas de empresas Polar (…) si este consorcio “no se apega a la Constitución y a las leyes de Venezuela”.

Como dicta el artículo 300 de la constitución Venezolana del año 1999, “La ley nacional establecerá las condiciones para la creación de entidades funcionalmente descentralizadas para la realización de actividades sociales o empresariales, con el objeto de asegurar la razonable productividad económica y social de los recursos públicos que en ellas se inviertan”, lo que genera opiniones encontradas, ya que según este artículo, es legítimo crear entidades que funcionen de manera descentralizada, pero a la vez, se quiere asegurar una productividad razonable económica y social de los recursos públicos.

Es por eso que si se acusa al gobierno venezolano de inconstitucional, puede que las empresas privadas tengan algo de razón, pero el presidente pretende vender un discurso en el que se quiere regular la producción de los monopolios privados del país, lo que en últimas genera falta de libertad empresarial y económica (libre desarrollo de políticas empresariales).

El discurso político de Chávez es motivo de discusión entre la oposición, quienes lo acusaron de “aprobar leyes a última hora”, a lo que el jefe de Estado sostuvo que la burguesía está molesta porque “eran ellos los que antes hacían las leyes”.

En el Consejo de Ministros, emitido por televisión y llevado a cabo a inicios del mes de marzo, Hugo Chávez expresó a las empresas privadas que “Vamos a trabajar en el marco de la Constitución, en el marco de la Ley, respetando los Derechos Humanos, el derecho a la alimentación”, de esta manera, les pidió que se olvidaran de la corrupción y de la explotación a los trabajadores.

Ante este tipo de declaraciones, empresarios como José Manuel González, presidente de la mayor organización empresarial del país, Fedecámaras, rechazó la decisión del gobierno y lo acusó de arremeter contra la propiedad privada para imponer un modelo comunista en el país, lo que genera que se crea que la normativa de Chávez apunta a una fuerte negativa contra los monopolios privados del país.

Es así como se alude al socialismo que proclama Chávez, seguramente promoviendo un discurso en el que se haga énfasis en promover la regulación de precios en pro de la alimentación del pueblo venezolano, pero lo que se debe tener claro es la otra cara de la moneda: el socialismo del siglo XXI ha generado más dictadura y más pobreza.

Según Daniel Córdova, economista, dice que “no importa si los costos son mayores que los precios. Las empresas están, de ser el caso, obligadas a perder dinero para garantizar la “revolución”. Así se generan otros problemas: los controles de precios pueden generar e incentivar la formación de mercados negros y se puede obstaculizar en gran medida el proceso de inversiones privadas en los sectores de la economía venezolana.

Es clara la preocupación de los empresarios venezolanos, ya que su capital va desapareciendo cada vez más con políticas como la regulación de producción y de precios establecida por Chávez y la generación de empresa privada tiende a verse regulada seriamente por las normativas gubernamentales. ¿Existe entonces libertad en el socialismo que proclama el mandatario venezolano?

Natalia Riveros Anzola