Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

No te voy a pedir permiso

Porque para querer no se pide permiso. Pasa y ya.
Y se trata de ti. Suenas a bambuco, así no sepas a qué suenas.

No sé dónde te duele, no sé cómo se siente. No sé cómo se siente la asfixia, el no tener ganas, el levantarse y sólo querer que el día se acabe, que la vida se acabe.

Tú no sabes que te cogí de la mano y te amarré el corazón. No sabes que te quise cuidar, querer, amar. No sabes que te leí, que recorrí los libros que tenías, que me gustaba que apagaras las luces con los pies y sólo quedara abrazarnos. Vi que te despertabas con facilidad. Hay un miedo en ti que no sé de dónde viene y no sé si alguna vez me lo cuentes. Y yo quería cuidarte, no ser una visita, quedarme. Aprendí contigo que no puedo quedarme donde ni siquiera tú sabes dónde estás.

Y no sé si vales las penas. Me quedo con ganas de ti, de sentirte más, de verte sonreir amplio y de que me des besos en los ojos y en las piernas. De que me mires así. Y no te quería soltar la mano y eso me dice algo. Y conocer tu oscu…

Entradas más recientes

Contemplar-se

Todo tiene una explicación (Marwan)

A la mar

Para ti, Natalia

Se había ido

Él

Hay dolores que son solo míos

El mundo al revés

Urgencias II