martes, 29 de mayo de 2012

Mira...
Ahora soy yo la que se come los dedos.

Hasta para no escribir. Si te escribo existes...
Igual existes de todos modos.
No debí tomarme esas fotos,
Ni mandarte esos besos,
Ni consentirte de esa manera,
Ni crear tantas tontadas juntos.

No debí saludarte con ese abrazo,
Ni debí cogerte de la mano,
Ni debí sentir esto en la panza,
Ni pintarme de rojo los labios.


No debí. No creí. No lo creí.

No debí sentir.

Pero mírame. Como una idiota sigo... sigo debiendo, creyendo, sintiendo y amando.

La gente todavía ama después de tanto tiempo o esto es una vaina meramente excepcional?



Todavía te mueras por estar conmigo...