viernes, 16 de agosto de 2013

Uno

Uno impertinente.
Tranquilo.
Que mueva todo cuando llegue y mejor aún, cuando se largue.

Uno al que no le importe hacer estupideces. Que se permita ser niño.

Uno que me coja de la mano.
Que me quite unos cuantos miedos.

Uno que siempre quiera darme besos.
Que le guste dormir conmigo. Que no le incomode si paso mucho tiempo a su lado.
Uno que sepa cuando no quiero verlo. Y uno que me haga saber cuando es mejor que esté solo.

Uno con el que sea tan rico charlar como quedarse en silencio.
Oyendo algún son cubano en alguna habitación a oscuras.

Uno que siempre quiera quitarme la ropa. Y al que también le guste vestirme... para romperme una que otra blusa. Solo de ganas. Lleno de ganas.

Uno que se meta en mis letras... que lea entre líneas.
Uno que no deba preguntarme tantas veces cómo estoy y simplemente lo sepa.

Uno que me haga garabatos en las paredes y que siempre que me regale un libro, escriba algo en la primera página del mismo.
Uno que entienda que mis regalos nunca serán costosos y que no espero nada costoso.
Uno que sepa que no soy tan fuerte, ni tan segura, ni tan dura.

Uno con el que valga la pena prometerse días.
Uno que quiera sorprenderme. Moverme. Quererme.
Un tipo alegre de alma. Uno con el que pueda sentirme invencible.

Uno que no me lleve a menos.
Uno que baile y que se mueva rico.
Uno que tire y tire rico.
Uno que se convierta en una buena adicción.

Uno seguro. Con el que pueda sentirme segura.
Uno que pueda cerrar puertas. Uno para quien yo sea. Exista. Resista.
Uno centrado. Creativo. Arriesgado.
Uno para quien yo sea.

Uno que me muestre sus letras. Sus penas. Su mierda.
Uno que siempre me lleve a tomar café. Y sepa, que cuando grande, quiero tener uno propio.
Uno que sepa lo mucho que disfruto tener colores por todas partes.
Uno que entienda que sí me gusta la soledad... uno que nunca me haga sentir sola estando tan cerca de él.

Uno que me haga llorar. Está bien llorar.
Uno que siempre me antoje. Juegue. Un tipo feliz. Uno real.
Uno que evite las verdades a medias.

Uno para quien yo sea.