miércoles, 23 de enero de 2013

Stop Procrastinating

Había tenido dudas sobre esa palabra. Pero ahora me gusta.
Es dejar de literalmente, dejar las cosas para más tarde. Empezar algo. 
Es dejar de estar en pausa desde que amaneces. Es dejar de pensar que mañana será un día mejor, porque finalmente te acuestas, te pones la pijama, te lavas la cara y es el mismo reflejo, lo mismo en la cabeza... y por qué no, en el corazón.

Voy a hablar conmigo. Para variar. 

Voy a decirme que necesito verme, sentirme, palparme, conocerme, extrañarme, pensarme sin ti.

Quiero decirme y convencerme... de que te fuiste. Que me dejaste. Que ya no estás.

Quisiera no esperarte. 

No sé hasta qué punto el corazón y toda mi vida dejará de amarte. 

De soñarte. De saberte. De cazarte. 

El problema, creo yo, es que sé que existes. Mi corazón te ama. Te anhela. Te vive. Y no puede avanzar. No sabe cómo. He ahí el problema. No sabe cómo y no sé si quiere. 

No sé si escribo porque hoy es 23. o porque es miércoles. o porque sí. o porque he enloquecido más. o porque necesito que los versos se vuelvan a asomar. o porque no. El caso es que escribo, porque eso en este momento es lo único que sé hacer. 

Oí a alguien decir que ojalá nunca se hubiera cruzado con el que cree es el amor de su vida. En un momento estuve en desacuerdo, luego no tanto. No quiero llegar a pensar que hubiera sido mejor no vivirte. 
Que nos encontramos cuando no era, que te fuiste demasiado pronto. 

El problema (otro), es que en este caso, nos quedamos amando. Hubiera preferido ese tipo de problema que pasa cuando uno se queda amando solo y simplemente llena vacíos de otra manera. 

Aquí hay un amor latente. No sé si estancado. De ninguna manera muerto. 

Hace poco escribí esto"Te amo. Y es un amor triste. Un amor que me hace llorar todo el cuerpo. Un amor que le ha puesto pelo blanco al alma".

No sé nada y ... a mí me gusta saber las cosas. Necesito creer tal vez, que esto era todo para nosotros. Que no será más.

Pero... como todo lo mío... tengo un corazón terco. Muy terco.

No hay comentarios: