martes, 21 de octubre de 2008

Siendo eco de amores pasados

Me aturde saber que las palabras de amor.. son repetidas... ya tienen otros ecos, otros recuerdos... ya evocan a algo más con alguien más.
Me aturde.Me aturde que las mismas canciones se dediquen, que aunque los sentimientos a veces se repitan o se vivan con más intensidad, caemos en los mismos apodos, en los mismos dichos, en los mismos escritos en un blog.
Me molesta saber esto. jueputa. Hoy encontré cosas que me aturden porque... en algunos momentos me siento única para alguien pero... hasta qué punto? Hoy me vi como una repetición de sentimientos, de frases, de cancioens dedicadas. No me gusta sentir eso, porque, creo que siempre guardamos esa ilusión de evocar otro tipo de magia... de hacer sentir mariposas de otros colores, de hacer brillar los ojos de otra manera.. de provocar otros besos, de estimular el cuerpo, de hacerlo vibrar, sin que valga comparación. Yo no dedico canciones que ya dediqué, a veces caigo en el error de tocar como tocaba... pero... mi corazon y mi cuerpo matan esa idea, porque, ese es el hecho, tocar OTRO cuerpo, y OTRO corazón, y por lo tanto, mis manos deben cambiar de piel, de sensaciones, para tocar diferente, para tocar de una manera única. Seremos ecos de amores pasados? Seremos solo una repeticion constante de refranes?

Me encanta cuando se crean apodos que solo entienden dos, cuando se dan besos que solo comprenden dos, cuando se ama de una manera que solo dos entienden. solo DOS, a pesar de que se haya amado a un tercero. No sé cómo está mi corazón en este momento.

Sólo sé que está sediento de que lo toquen con otra piel en las manos, que le dediquen canciones que no han sido manchadas por el recuerdo de otros. Tiene ganas de sentirse único. De ser rojo y morado, blanco, amarillo, verde, y que alguien entienda todos esos colores y lo pinte de otros más. Mi corazón quiere ser uno con otro. más alla de los recuerdos... de esos tuyos y de esos mios. de todos esos recuerdos que nos han hecho... pero que no nos pueden definir... para no matar lo que se puede construir... Eso quiero. Dejar de ser eco de amores pasados.

1 comentario:

Administrador dijo...

Hay una búsqueda impaciente, lenta y cálida por entre días de lodo negro.

Tantos momentos intensos de ternura, de abrazos sorpresa, de besos debajo de la ropa en la sala de la casa. Esa locura desenfrenada, ese amor sin límites que era, al final, tan limitado. La bofetada mayor, dijiste, y sí, sí que tienes razón. Lodo negro. La magia del amor que ya se fue y que no volverá con su presencia. Lodo negro, escucha bien que es lodo negro, escucha: no volverá. Que oscuridad, que tristeza, no volverá. Comienzas a sentir un caudal en los ojos, un viento frío en los brazos, un calor insoportable en el pecho, una soledad melancólica, tormentosa de cambios salvajes que te hacen perder la noción del día y de la noche. Y depronto, es una soledad apacible. Quietud y silencio, lodo negro.

Es lenta, pero es cálida como la penumbra de un café. Es como si el corazón hubiese dejado su afán de siempre. Como si estuviera cansado de correr. Y ahora la búsqueda es lenta. Y se van creando nuevos códigos, nuevas caricias, bocanas de un oxígeno que no conocías. No se puede acelerar, no se puede empujar, no se puede tocar. Cierra los ojos y siéntelo, deja que te toque, a su manera.