martes, 21 de octubre de 2008


El sentimiento de culpa funciona, entonces, tanto para repudiar como para prolongar el amor, o mejor dicho, para prolongar el amor (de manera menos apasionada, claro está) como efecto de un repudio.

Judith Butler.

No hay comentarios: