miércoles, 15 de febrero de 2012

El día después de San Valentín

Ayer lo llamé. No había de otra.
La excusa no era el día de algún Santo pendejo ni mucho menos.
No había excusa... sólo necesitaba oirlo.

Cuando uno vuelve a oirlo y el corazón vuelve a paralizarse...

Pocas cosas me habían parecido tan difíciles como esta. Lo confieso.
No sé cómo manejarlo ni con quién consultarlo. A casi nadie le ha pasado esto de separarse queriéndose.
Generalmente la gente habla de los ex novios con desdén y jartera. Yo no.

1 comentario:

state_0f_mind dijo...

lo llamaste y quedaste jodida