martes, 22 de noviembre de 2011

Irrelevante

Me has dejado el corazón queriéndote tanto...
No me permitiste nada... y de un momento a otro el "no me dejes" no importó más.
Cómo nos dejamos ser...
Vuelve,

Te escribo a ti porque eres el único que lee y entiende. El que lee... el que lee hasta lo que no quiero escribir.
Te amo con un amor que no conocía. Uno sordo... vivaz, tranquilo. Te amo con toda la tranquilidad en el alma que has sabido darme.

En qué momento empecé a volverme irrelevante...
En qué instante dejé de colmar tus espacios y tus líneas... tu hoyito de la quijada y tus pestañas.
No me quiero ir a la cama sin ti. No quiero irme a ningún lado sin ti.
Cómo dejaste que nos dejáramos queriendo así. Cómo dejaste?
Sé que tampoco sabes cómo hacer, pero aprendiste o te ha tocado aprender a ser más egoísta de lo que yo he sido en mi vida. No siento rencor. No siento nada malo por ti. En cambio, siento todo lo bonito... todo lo humano y todo tu cuerpo en mi. Tus manos y como yo metía mi puñito para que me calentaras las manos.

Sometimes it lasts in love... but sometimes it hurts instead.

Vuelve mi cielo. No me dejes queriéndote tanto. No así.

Nov22

No hay comentarios: